Hoteles en Buenos Aires
Instale el flash plugin
  Español

Playas más tranquilas y solitarias



Turismo y alojamiento en Argentina
Hoteles en Buenos Aires
Turismo y alojamiento en Patagonia
Turismo en el Litoral Argentino
Turismo y alojamiento en el Norte Argentino

  Publicado 05/12/2010
  Fuente: La Voz Turismo
  Visto 479 veces
La brújula continúa con rumbo sur y la próxima escala es Claromecó, ciudad balnearia del partido de Tres Arroyos, a 500 kilómetros de Buenos Aires. Junto a Reta y Orense, es una de las playas que ha registrado un marcado aumento de visitantes y crecimiento. Sin embargo, logra mantener su tranquilidad, la calidez de sus pobladores y la inmensidad de sus playas, lo cual evita las aglomeraciones de sombrillas.

Es un destino muy concurrido por los amantes de la pesca, tanto desde la costa como embarcada. Tal es así que la cita obligada es el concurso deportivo “Las 24 horas de la corvina negra”. Otro de los atractivos que atesora es el arroyo Claromecó con sus siete cascadas; el molino eólico que provee el total de energía que consume la localidad entre marzo y diciembre; la estación forestal y el yacimiento arqueológico Arroyo Seco, donde se han hecho hallazgos de piezas de más de 11 mil años de antigüedad.

Monte Hermoso. A medida que se avanza por la “panza”que revela la provincia de Buenos Aires al sur y sobre la ruta 3, se llega a Coronel Dorrego, municipio de quien se independizó Monte Hermoso en 1979. Este balneario, distante 628 kilómetros de Buenos Aires, es famoso por la temperatura del agua, que aseguran, es 5ºC más cálida que el resto de las playas bonaerenses.

Su ambiente familiar se refleja en las partidas de tejo y los juegos de pelota paleta que aún dominan el escenario playero, junto con las figuras de arena que se erigen como esculturas y claman por no ser barridas por el mar cuando se acerca a la costa. La zona de altos médanos blancos es ideal para la práctica de sandboard y excursiones en 4x4. El Pisadero es un yacimiento arqueológico que conserva pisadas humanas que datan de 7.000 años; ¡imperdible! La playa Las Roquitas, el paseo del Pinar y la laguna Sauce Grande completan la oferta de esta ciudad, que ya se ha ganado su renombre como destino de verano, por su desarrollada infraestructura que recibe a los pobladores transitorios con los mejores servicios.

Pehuén-Co. Cerca de Monte Hermoso y también por la ruta 3 y luego con empalme por la ruta provincial 113, se extiende esta villa veraniega que, en voz araucana significa pinos y agua, huella legada por los antiguos habitantes de estas tierras, los tehuelches araucanizados. Este centro turístico del distrito de Coronel Rosales, ubicado a 68 kilómetros de Punta Alta y a 644 de la Ciudad de Buenos Aires, se destaca por sus aguas templadas y las magníficas postales que regala el sol sobre el mar, tanto al amanecer como al atardecer.

Se pueden visitar el yacimiento de huellas fósiles de aves y mamíferos; el bosque encantado; el museo de la base naval de Puerto Belgrano y la casa-barco. No quedan al margen las actividades de aventura como el kitesurf, el sandboard o el windsurf. Naturaleza al por mayor y vida al aire libre es el plan de esta playa apacible.

San Blas. En los confines sureños de la provincia y a la entrada de la Patagonia, al límite con Río Negro, esta localidad a 986 kilómetros de Buenos Aires es un paraíso que tiene todo por descubrir. Perteneciente al municipio de Patagones, está situada en la Isla del Jabalí y forma parte de un ecosistema de islas, bancos y aguas de poca profundidad, que diseñan una playa de canto rodado recostada sobre un mar sereno, de temperaturas templadas.

Meca de los pescadores, se realizan diversos eventos deportivos durante el verano y Semana Santa. Sus costas vírgenes atesoran una nutrida flora y fauna que son la atracción de los visitantes, al que se suma un colorido recorrido marino por las islas, a bordo de modernas embarcaciones. Este destino se destaca por la gastronomía compuesta por las bondades del mar, como las ostras, pescados y mariscos varios, con un espacio reservado para el cordero patagónico.

Carmen de Patagones y la costanera del río Negro, las termas Los gauchos, en Villalonga. y las cuevas Maragatas, son las otras opciones que se suman a San Blas, la última perla veraniega de la provincia.

Este es el punto final del periplo por las playas menos conocidas de la provincia de Buenos Aires que, al igual que las consolidadas, están preparadas para albergar a los visitantes durante el período estival pero con un plus que cotiza: serenidad y tranquilidad al por mayor.

Fuente: La Voz Turismo

Ver el original en: Playas más tranquilas y solitarias.
Más información de Buenos Aires y de Bahía San Blas en www.365argentina.com.





 

 





Inicio Español English Portugues French Deutch




 
Newsletter
 
 
 
365 Buenos Aires
La guía online los 365 días del año
Newsletter  -  Quienes somos  -  Contacto
Términos y condiciones de uso  -  Política de privacidad